EspañolItalianoEnglish

Derecho de Familia

E-mail Print PDF

El derecho de familia es el conjunto de normas e instituciones jurídicas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros que integran la familia, entre sí y respecto de terceros. Tales relaciones se originan a partir del matrimonio y del parentesco.

 En nuestro sistema jurídico este derecho se encuentra regulado por el Código Civil dominicano, así como por la el Código de Niños Niñas y Adolescentes (Ley 136-03).

 Nuestra misión es brindarles accesoria a nuestros clientes en lo relativo a acuerdos prenupciales y de separación, divorcio al vapor para extranjeros o divorcios ordinarios, manutención y tutela.

 Nos ocupamos también  de los asuntos relacionados con la patria potestad, adopción y tutoría de menores, testamentos, planificación del patrimonio, herencias, donaciones y de cualquier asunto relacionado con las finanzas familiares y de la propiedad.

 Entre los servicios que brindamos están los siguientes:

 Asesoramiento y asistencia legal en:

  1. Juicios de divorcio, de mutuo acuerdo o por incompatibilidad de caracteres.
  2. Liquidación de la sociedad conyugal.
  3. Medidas cautelares para proteger el patrimonio de la comunidad de bienes o de la sociedad conyugal.
  4. Fijación, aumento, cesación o disminución de cuota alimentaria y reclamo de alimentos de padres a hijos mayores.
  5. Tenencia de hijos menores, fijación o modificación de régimen de visitas, tenencia compartida.
  6. Adopciones y tutelas.
  7. Juicios de filiación (reconocimiento de hijos) o de desconocimiento de la filiación. Pruebas de ADN.
  8. Casos de violencia familiar, exclusión del hogar conyugal del hombre golpeador.
  9. Violencia intrafamiliar.
  10. Abuso sexual infantil.
  11. Privación de la patria potestad.
  12. Asesoramiento jurídico a parejas en unión libre.
  13. Tramitamos homologaciones de acuerdos celebrados extrajudicialmente.
  14. Mediación familiar previa al juicio.

La Mediación es un procedimiento pacífico y cooperativo de soluciones de conflictos. Su propósito es lograr un acuerdo rápido, sin los costos en tiempo, dinero y esfuerzo que llevaría un proceso judicial, tratando de no dañar los vínculos familiares.

Tradicionalmente se ha considerado que, el Derecho de Familia, es una sub-rama del derecho civil, sin embargo, puesto que este último se estructura sobre la base de la persona individual y que habitualmente se ha estimado que las relaciones de familia no pueden quedar regidas sólo por criterios de interés individual y la autonomía de la voluntad, en la actualidad gran parte de la doctrina considera que es una rama autónoma del derecho, con principios propios.

Varios países han recogido legislativamente este cambio doctrinario dictando un Código de Familia (aparte de un Código Civil). Ése ha sido el caso de Argelia, Bolivia, Cuba, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Marruecos, Panamá, Polonia y Rusia, entre otros. En la República Dominicana el derecho de familia continúa siendo una rama del derecho civil.

Algunas características del derecho de familia:

     • Contenido moral o ético: esta rama jurídica habitualmente posee normas sin sanción o con sanción reducida y obligaciones (o más propiamente deberes) fundamentalmente incoercibles. Por ello no es posible obtener el cumplimiento forzado de la mayoría de las obligaciones de familia, quedando entregadas al sentido ético o a la costumbre (una importante excepción es el derecho de alimentos o manutención de los hijos menores).
     Regula situaciones o estados personales: es una disciplina de estados civiles (de cónyuge, separado, divorciado, padre, madre, hijo, etc.) que se imponen erga omnes (respecto de todos). Además, dichos estados pueden originar relaciones patrimoniales (derechos familiares patrimoniales), pero con modalidades particulares (diversas de aquellas del derecho civil), pues son consecuencia de tales estados y, por tanto, inseparables de ellos.
     Predominio del interés social sobre el individual: esta rama posee un claro predominio del interés social (o familiar) en sustitución del interés individual. Ello genera importantes consecuencias:
     Normas de orden público: sus normas son de orden público, es decir, son imperativas e indisponibles. No se deja a la voluntad de las personas la regulación de las relaciones de familia; sin perjuicio que tal voluntad sea insustituible en muchos casos (como en el matrimonio o la adopción), pero sólo para dar origen al acto (no para establecer sus efectos).
          Reducida autonomía de la voluntad: como consecuencia de lo anterior, el principio de autonomía de la voluntad (base del derecho civil) no rige en estas materias. En general, se prohíbe cualquier estipulación que contravenga sus disposiciones. Un importante excepción la constituyen las normas sobre los regímenes patrimoniales del matrimonio.
          Relaciones de familia: en esta disciplina, a diferencia del derecho civil (donde prima el principio de igualdad de partes), origina determinadas relaciones de superioridad y dependencia o derechos-deberes, especialmente entre padres e hijos (como la patria potestad), aunque la mayoría de los derechos de familia tienden a ser recíprocos (como es el caso del matrimonio).

Actos y derechos de familia

Los actos de familia son habitualmente solemnes, o sea, requieren de ciertas formalidades (por ejemplo, el matrimonio, la adopción, etc.); y comúnmente no pueden ser objeto de modalidades (por ejemplo, no pueden estar sujetas a plazos).

Los derechos de familia, que derivan de los actos de familia, son por regla general irrenunciables, inalienables, intransmisibles e imprescriptibles y, además, tienden a ser derechos-deberes (como la patria potestad). Sin embargo, los beneficios económicos provenientes de ellos, en algunos casos, pueden renunciarse y/o prescribir.

 
You are here: