EspañolItalianoEnglish

Arbitraje y Métodos Alternativos de Solución de Conflictos

E-mail Print PDF

El arbitraje es un procedimiento por el cual se somete una controversia, por acuerdo de las partes, a un árbitro o a un tribunal de varios árbitros que dicta una decisión sobre la controversia, siendo esta decisión obligatoria para las partes. Al escoger el arbitraje, las partes optan por un procedimiento privado de solución de conflictos en lugar de acudir ante los Tribunales de Derecho Común o Jurisdicción Ordinaria.

El marco regulador del Arbitraje en la República Dominicana está conformado por la Ley No. 50-87, del 4 de junio de 1987, sobre Cámara de Comercio y Producción (G. O. No. 9712, del 15 de junio de 1987) y el Reglamento de Arbitraje del Consejo de Conciliación y Arbitraje de esa Cámara de Comercio y Producción, el cual establece el procedimiento a seguir frente a una controversia arbitral.

Nuestra misión es ofrecerle asistencia legal en la creación de mecanismos de prevención y solución de controversias, así como en la instrumentación, apertura y asesorías de procesos arbitrales nacionales e internacionales.

Las partes, de mutuo acuerdo deciden nombrar a un tercero independiente, denominado árbitro y que será el encargado de resolver el conflicto. El árbitro, a su vez, se verá limitado por lo pactado entre las partes para dictar el laudo arbitral. Deberá hacerlo conforme a la legislación que hayan elegido las partes, o incluso basándose en la simple equidad, si así se ha pactado.

Cuando un arbitraje se ajusta a la legalidad sustituye completamente a la jurisdicción ordinaria, que deberá abstenerse de conocer el litigio. Sin embargo, sí que será necesario acudir a la misma (a través de la acción ejecutiva) cuando sea necesaria la intervención de las autoridades para hacer cumplir el laudo arbitral.

Entre las ventajas del arbitraje se encuentran:

• Mayor garantía en la decisión.

• Mayor especialidad.

• Mayor celeridad.

• Mayor discreción.

• Selección propia de su Árbitro.

• Secreto, sin publicidad.

• Se pueden pactar los costos con anterioridad.

Tipos de Arbitraje:

Existen dos tipos de arbitraje:

 1) Institucional: es el que se lleva a cabo en una Institución Arbitral generalmente con sus propias reglas y con una lista cerrada de árbitros.

2) Ad Hoc: Es el que se lleva a cabo por las partes, ya que estás escogen los árbitros y las reglas que van a regir el arbitraje.

Por lo general estos dos tipos de arbitraje se basan en las reglas modelo Uncitral, realizadas por las Naciones Unidas, (ver: www.uncitral.org)  

Cláusulas Arbítrales

Generalmente las partes en conflicto acuden al arbitraje ya que se encuentra establecida en el contrato una cláusula arbitral, donde se establece que las partes en caso de conflicto se comprometen a someterse a un tribunal arbitral. Pueden presentarse muchos problemas en lo relativo a la interpretación de dichas cláusulas, especialmente en lo que atañe a la jurisdicción y al lugar del arbitraje, entre otros.

 Así mismo, el Arbitraje puede solucionarse durante el proceso mediante la Transacción: "Método Alterno de Solución de Controversias en el que las partes haciendo reciprocas concesiones logran un acuerdo antes de la emisión del laudo, en el que deberá ratificarse ante el arbitro para otorgarle su eficacia jurídica, la referida transacción podrá el arbitro darle la forma de LAUDO."

LAUDO ARBITRAL

Es la decisión que emiten los árbitros para finalizar un litigo, de tal forma dan cumplimiento a su designación como árbitro. A diferencia del juez de jurisdicción ordinaria, que al provenir de la estructura orgánica del Estado tiene carácter permanente y genérico, con delimitaciones propias en materia territorial y funcional, su labor no culmina con la emisión de una sentencia definitiva. El juez tiene la potestad para hacerla cumplir disponiendo las medidas pertinentes para ello. Los árbitros en cambio nacen de una fuente convencional y por lo tanto limitada al caso de la resolución de una situación concreta, así una vez finalizado el conflicto desaparecen sus facultades.

El laudo equivale a una sentencia, que de acuerdo a ley del arbitraje debe ser escrito bajo sanción de nulidad. En principio los árbitros no pueden abstenerse y de hacerlo, debe entenderse se adhieren a lo decidido por la mayoría.

 

 Las características principales del arbitraje son:

El arbitraje es consensual

Un proceso de arbitraje únicamente puede tener lugar si ambas partes lo han acordado. En el caso de controversias futuras que pudieran derivarse de un contrato en el cual las partes hayan incluido una cláusula de arbitraje. Una controversia existente puede someterse a arbitraje mediante un acuerdo de sometimiento entre las partes. A diferencia de la mediación, una parte no puede retirarse unilateralmente de un proceso de arbitraje.

El arbitraje es neutral

Además de seleccionar árbitros de nacionalidad apropiada, las partes pueden especificar elementos tan importantes como el derecho aplicable, el idioma y el lugar en que se celebrará el arbitraje. Esto permite garantizar que ninguna de las partes goce de las ventajas derivadas de presentar el caso ante sus tribunales nacionales.

El arbitraje es un procedimiento confidencial

Los Reglamento de Arbitraje generalmente protegen de manera especial la confidencialidad de la existencia del arbitraje, las divulgaciones realizadas durante dicho proceso y el laudo. En determinadas circunstancias, el Reglamento de Arbitraje permite a una parte restringir el acceso a secretos comerciales u otra información confidencial que se presente al tribunal arbitral o a un asesor que se pronuncie sobre su confidencialidad ante el tribunal arbitral.

La decisión del tribunal arbitral es definitiva y fácil de ejecutar

En virtud del Reglamento de Arbitraje de la OMPI, las partes se comprometen a ejecutar el laudo del tribunal arbitral sin demora. Los laudos internacionales son ejecutados por los tribunales nacionales en virtud de la Convención de Nueva York, que sólo permite denegar la ejecución del laudo en un número limitado de excepciones.

 
You are here: