EspañolItalianoEnglish

Derecho de la Propiedad Intelectual, Industrial y Derechos de Autor

E-mail Print PDF

La propiedad intelectual, desde el punto de vista de la tradición continental europea y de los principales países latinoamericanos, supone el reconocimiento de un derecho de propiedad especial en favor de un autor u otros titulares de derechos, sobre las obras del intelecto humano.

El derecho intelectual o derecho de la propiedad intelectual es la rama del derecho público que estudia las prerrogativas de los creadores y titulares de obras protegidas bajo el régimen del derecho de autor o de los derechos de propiedad industrial. Ambas, derecho de autor y los derechos de propiedad industrial, poseen diversas figuras jurídicas o instituciones que les son propias, como por ejemplo, los derechos de autor sobre obras literarias o artísticas; los derechos sobre creaciones industriales nuevas como lo son el derecho de patente; o el de modelo industrial; asimismo, los derechos sobre signos distintivos: el derecho sobre la marca, sobre la denominación de origen, sobre el aviso comercial, o el nombre comercial, entre otros.

La propiedad intelectual está protegida en la República Dominicana por una moderna legislación (Ley No. 20-00 sobre Propiedad Industrial) que recoge el espíritu y el sentir externado en la Convención Universal sobre Derecho de Autor; además de hacer extensiva la protección nacional a las obras literarias y artísticas, no solo de dominicanos sino de los extranjeros nacionales de los países miembros de los Tratados Internacionales de los cuales forme parte la República Dominicana o se adhiera en el futuro. Entre ellas, libros, revistas, folletos, conferencias, obras fotográficas, escénicas, las pantomimas, composiciones musicales con letras o sin ellas, los software, ect. Protege también, patentes de invención, modelos de utilidad, diseños industriales, marcas de fábrica, nombre comercial, signos distintivos tales como rótulos, emblemas y lemas comerciales.

 En la ley dominicana se crea toda una estructura sobre los contratos, derechos de uso, concesión de licencias, registros de signos distintivos, inversiones, diseños industriales, modelos de utilidad y comercialización de la propiedad intelectual que garantiza al autor de la obra intelectual una completa propiedad sobre dicha obra.

 Igualmente se crea un régimen estricto de sanciones que incluye prisión correccional, que puede ir desde tres meses hasta tres años y multas de cincuenta a mil (50-1000) salarios mínimos (en el caso de violación a los derechos de autor) y de tres meses a dos años y multas de diez a cincuenta (10-50) salarios mínimos (en el caso de violación a los derechos de propiedad intelectual). Además de las acciones civiles de que puede ser objeto el demandado.

Las leyes de propiedad intelectual protegen las obras literarias, artísticas y científicas que cumplan los requisitos de originalidad y creatividad, no siendo objeto de protección las ideas, fórmulas matemáticas, obras no originales y en general todo aquello que no cumpla con los requisitos establecidos en la Ley.

Nuestra misión  es asistir a nuestros clientes en asuntos de registro y protección de su propiedad intelectual, a través de asesorías y litigios relativos a patentes, derechos de autor, marcas de fábrica, logos y secretos de fabricación. Así como acuerdos de licencia, franquicias y transferencia de tecnología.

De forma más detallada, nuestros servicios en esta área del derecho consisten entre otras cosas en:

     Registro de marcas, nombres comerciales, patentes, y otros derechos afines en las instituciones correspondientes.
     Oposiciones a cualquier registro de signo distintivo que infrinja los derechos del cliente.
     Litigios relativos a cualquier tipo de violación a la propiedad intelectual, ya sea de derecho de autor o de propiedad industrial.
     Litigios internacionales ante la organización mundial de la propiedad Intelectual así como ante cualquier otro organismo internacional competente en materia de nombres de dominio.

Dentro del término "Propiedad Intelectual" se engloban dos tipos de derechos: los "derechos de autor" regulados por la ley 65-00, y los "derechos conexos". Los derechos de autor establecen la protección a las personas creadoras de obras del intelecto, mientras que los derechos conexos protegen a los que de algún modo, realizan trabajos y aportaciones que el legislador también ha entendido que deben ser protegidas, categoría que incluye el derecho de los artistas intérpretes y ejecutantes, de los productores de fonogramas, de los productores de grabaciones audiovisuales, de las entidades de radiodifusión, de las meras fotografías y de determinadas producciones editoriales.

En general, desde un punto de vista jurídico, pueden distinguirse dos clases de derechos inherentes al derecho de autor:

     Derechos patrimoniales. Son los derechos de explotación sobre la obra, generalmente con contenido económico. Se incluyen entre ellos los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública, puesta a disposición y transformación, aunque ésta clasificación no es numerus clausus ya que la práctica del sector incluye otros como el derecho de sincronización.

     Derechos morales. Son derechos inalienables e intransmisibles que engloban principalmente el derecho a la paternidad de la obra (ser reconocido autor de una obra), el derecho a la integridad de la misma (impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella) y el derecho a decidir en qué forma se difundirá la obra.

 Los derechos de propiedad intelectual tienen un límite temporal que dependerá del tipo de derecho (moral o patrimonial, de autor o conexo), aunque, por regla general, los derechos morales son perpetuos y los patrimoniales según nuestra legislación actual expiran como mínimo de 70 años tras la muerte del autor (Art. 21 de la ley 424-06, sobre implementación del DR- CAFTA). Una vez transcurrido este plazo, la obra se considerará en el dominio público, siendo posible la libre utilización de la misma, siempre y cuando se respeten los derechos morales del autor, en particular el de reconocimiento de la autoría.

Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la propiedad intelectual es un tipo de propiedad, esto significa que su propietario o titular puede disponer de ésta como le plazca y que ninguna otra persona física o jurídica podrá disponer legalmente de su propiedad sin su consentimiento. Naturalmente, el ejercicio de este derecho está sujeto a limitaciones.

Propiedad Industrial

Al tratarse de un tipo de propiedad intelectual, ésta guarda una estrecha relación con creaciones del ingenio humano como las invenciones y los dibujos y modelos industriales. Las invenciones se constituyen como soluciones a problemas técnicos y los dibujos y modelos industriales son las creaciones estéticas que determinan la apariencia de productos industriales. Además, la propiedad industrial incluye las marcas de fábrica o de comercio, las marcas de servicio, los nombres y designaciones comerciales, incluidas las indicaciones de procedencia y denominaciones de origen, y la protección contra la competencia desleal. Aquí, la característica de creación intelectual -aunque existente-, es menos prominente, pero lo que importa es que el objeto de la propiedad industrial consiste típicamente de signos que transmiten una información a los consumidores, concretamente en lo que respecta a los productos y los servicios que se ofrecen en el mercado, y que la protección va dirigida contra el uso no autorizado de tales signos, lo cual es muy probable que induzca a los consumidores a error, y contra las prácticas engañosas en general.

Derechos de autor

Este guarda relación con las creaciones artísticas, como los poemas, las novelas, la música, las pinturas, las obras cinematográficas, etc. La expresión "derecho de autor" hace referencia al acto principal, respecto de las creaciones literarias y artísticas, que sólo puede ser ejecutado por el autor o bajo su consentimiento (derecho patrimonial). Ese acto es la producción de copias de la obra literaria o artística, como un libro, una pintura, una escultura, una fotografía, una película y más recientemente contenidos digitales. La segunda expresión, "derechos de autor" (o derechos de los autores), hace referencia a los derechos de la persona creadora de la obra artística, su autor, lo cual pone de relieve el hecho, reconocido en la mayor parte de las legislaciones, de que el autor tiene ciertos derechos específicos sobre su creación (derechos morales), por ejemplo, el derecho de impedir una reproducción distorsionada que sólo él puede ejercer, mientras que otros derechos, como el derecho de efectuar copias, lo pueden ejercer otras personas (derecho patrimonial concedido a un titular), por ejemplo, un editor que ha obtenido una licencia a tal fin del autor.

La propiedad industrial es un conjunto de derechos que puede poseer una persona física o jurídica sobre una invención (patente, modelo de utilidad, topografía de productos semiconductores, certificados complementarios de protección de medicamentos y productos fitosanitarios), un diseño industrial, un signo distintivo (marca o nombre comercial), etc.

Otorga dos tipos de derechos: en primer lugar el derecho a utilizar la invención, diseño o signo distintivo, y en segundo lugar el derecho a prohibir que un tercero lo haga.

El derecho de prohibir (ius prohibendi) es la parte más destacada de la propiedad industrial y permite al titular del derecho solicitar el pago de una licencia. Posee límites temporales, pues casi todos los derechos de propiedad industrial tienen una duración máxima, y territoriales pues sólo tienen validez en el territorio donde se han concedido (normalmente, pero no exclusivamente, un país).

Otros límites al derecho de prohibir son el agotamiento del derecho, por el cual una vez comercializado con permiso del titular o habiendo cobrado la indemnización no se puede impedir la posterior venta; el uso con fines experimentales y no comerciales, la entrada temporal en el país de un medio de locomoción matriculado en el extranjero, etc.

El Convenio de la Unión de París y el Acuerdo sobre Derechos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio son los dos acuerdos internacionales de mayor peso sobre la propiedad industrial.

 
You are here: